domingo, 18 de septiembre de 2011

LA DULCE TENTACIÓN DEL CHOCOLATE

Durante bastante tiempo hemos estado hablando sobre distintas dietas, investigaciones o libros publicados.
Hoy queremos dar una vuelta de 180°. Seguro que en algún momento has sentido la necesidad de saltarte las normas y prohibiciones, y dar un capricho a tu paladar. Puede ser que después, en lugar de sentirse feliz, te nazca un sentimiento de culpabilidad.
Obviamente, si nuestro propósito es adelgazar, no debemos dejar aparcada nuestra dieta, ni continuar con unos hábitos alimenticios incorrectos.
Pero, cuando estamos en esos días en los que una zanahoria o una manzana no sirve para levantarnos el ánimo, tal vez te convenga saber algunas de las propiedades del chocolate.
No, no son manías, los nutrientes que nos aporta el chocolate nos transmiten sensación de bienestar, tal como nos explica Stéphane Clerget en su libro SOBREPESO EMOCIONAL.
el chocolate está relacionado con la bioquímica de las emociones. El aporte de azúcar y de grasa que produce activa la secreción de serotonina, el ya citado neurotransmisor del bienestar (el mismo cuya tasa sube bajo el efecto de muchos antidepresivos). Además, el chocolate contiene triptófano, un aminoácido esencial presente en la composición de la propia serotonina. Asimismo, contiene tiramina, feniletilamina, cafeína y teobromina, que estimulan el sistema nervioso, facilitan el esfuerzo, aumentan la vigilancia y la eficacia intelectual, y tienen también un efecto antidepresivo. El chocolate aumenta las tasas de endorfina, la morfina natural que nuestro cuerpo fabrica especialmente después de hacer deporte y que posee un formidable efecto de descanso y de apaciguamiento de los dolores de todas clases. En su composición, también encontramos anandamina, el THC natural, un elemento parecido al que hace que para algunos la marihuana sea una delicia, aunque, no hay por qué asustarse, en dosis ínfimas. Por último el magnesio, sobre 30 sobrepeso emocional todo presente en el chocolate negro, tiene un efecto relajante sobre el sistema neuromuscular. Así pues, en el chocolate hay que tener en cuenta todos estos efectos emocionales producidos por los diferentes compuestos.
Limitar la ingesta de chocolate, si este alimento representa una aportación calórica excesiva en la dieta diaria, implica, pues, elegir una alternativa que siga suministrándonos sus compuestos activos. Como alternativas posibles, pueden citarse el café, determinadas plantas (el hipérico, por ejemplo), el deporte u otras actividades placenteras que ponen en marcha la secreción de endorfinas y de feniletilaminas.

Fragmentos extraídos del libro SOBREPESO EMOCIONAL de Stéphane Clerget

◘ Comprar en El jardín del libro
◘ Comprar en casa del libro
◘ Comprar en fnac
◘ Comprar en El Cortés Inglés
◘ Comprar en amazon España
◘ Comprar en amazon Estados Unidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada